Historias

Y tú, ¿por qué vapeas?

Y tú, ¿por qué vapeas?

Pedro Cuevas Moreno

22 noviembre, 2019

Corría el inicio de una nueva década en el milenio. Quizás, sin saberlo, estuvimos ante el primer video viral. La primera persona viralizada que no pudo exprimir su frase de éxito… y ¡Gracias! Aunque nunca caerá en el olvido. Pase lo que pase siempre se recordará y, si no fuese el caso, se adaptará a la época. Como los fumadores con las cachimbas y los vapeadores, pues si Víctor fumaba tabaco para hacerse el chulo, tú, ¿por qué vapeas?

El humo vuelve a estar de moda y la respuesta sería la misma: para hacerse el chulo. Regresamos a la gloriosa época publicitaria de mediados del Siglo XX, donde la publicidad introdujo su consumo en todas las esferas sociales, sin entender de sexo, edad o raza, y donde la falta de estudios médicos recomendaban para adelgazar o curar la tos la inhalación de amoníaco, dióxido de carbono, monóxido de carbono, propano, metano, acetona y cianuro de hidrógeno, entre varios agentes cancerígenos. Ahora, sabemos su composición y existe una ley vigente que evita su publicidad, pero nos da igual. Ahora, somos nosotros los que lo publicitamos en instagram y nos creemos protagonistas de un video clip de Bad Bunny gritando “pásame la hookak”. Total, de algo hay que morir y no es seguro que a mí me vaya a pasar algo, porque soy fumador social. Concretamente de ocio nocturno y redes sociales.

 

La hookak incrementa su creación de humo en 125 veces por encima de un cigarrillo; 25 veces más de alquitrán; 2,5 de nicotina y 10 veces más de monóxido de carbono.

 

 

Este es el nuevo hábitat de la nube aromática de sabores y olores. Su pronta edad aún no determina con exactitud sus posibles consecuencias. Existen estudios contradictorios que, según las fuentes, optan por una visión inofensiva o nociva para la salud. El problema serio es su normalización social y falta de información. Aunque, en realidad, el problema más bien tiene que ver con enmascarar sus peligros bajo la ausencia de nicotina al utilizar el shiazo, piedras o gelatinas para cachimbas endulzadas y aromatizadas, pues la usencia del adictivo no elimina todos los riesgos al fumar. Aparecen: enfermedades infecciosas de transmisión al compartir boquilla y tubo de inhalación; y enfermedades cardiovasculares o pulmonares, según la OMS, al concentrarse y condesarse el humo con la combustión del carbón.

Además, a los riesgos, habría que añadir la posibilidad de introducir o adquirir carbón con tabaco. En este punto, según un estudio de la Universidad de Pittsburght, la hookak incrementa su creación de humo en 125 veces por encima de un cigarrillo; 25 veces más de alquitrán; 2,5 de nicotina y 10 veces más de monóxido de carbono.

La nueva tendencia en jóvenes que frecuentan bares y discotecas con fragancia a frutas exóticas, no solo tiene inconvenientes, al menos a su favor puede señalar que evita el frío en inverno y erradica el trato discriminatorio al mantener a la gente en una misma sala. Al menos, de momento. Su legislación está en entre dicho y, no solo la última campaña de gobierno lo confirma, si no que en la anterior legislatura ya se propusieron cambios en la ley antitabaco debido a la evolución en sus formas de consumo. No es que el humo regrese. Nunca se fue.

En Extremadura, ante la falta de industrialización, el tabaco tiene la potestad de mantener la existencia de humo en la región. Los pulmones de los más jóvenes funcionan a pleno rendimiento, dando su máximo nivel los fines de semanas con horas extras incluidas en terrazas al mediodía y pubs al caer la noche. Una jornada cuya remuneración se mide en diversión a corto tiempo, pero que a larga prejubila antes sin necesidad de haber desempeñado las funciones de minero y, muchos menos, sin obtener su pensión. Y es que el consumo de tabaco en la Comunidad Autónoma se sitúa como la adicción más importante, por delante de otras drogas como el alcohol.

La edad media de inicio en fumadores diarios se posiciona en torno a los 17 años, comenzando el sector varonil con 16,74 años y el femenino a los 18 años. Sin embargo, las mujeres entre 14 y 18 años registran un porcentaje mayor entre los chiscos estudiantes. Su consumo esporádico se establece en un 44,4% frente a 28,2%; el habitual en 41,7% frente a 27,2%; y el diario en un 32,9% frente a un 24,8%.

Datos significativos entre los más jóvenes extremeños, que colocan a Extremadura dentro de las Comunidades Autónomas con mayor prevalencia de tabaco diario entre la población de 15-65 años, superando la media española de 34% y teniendo solo por encima a solo Asturias con 42,1% frente al 39,1%.

 

 

En una sociedad tan preparada y con tanta proyección de futuro, el ser humano siempre tropieza con la misma piedra. No una, ni dos, ni tres, si no tres o más veces. En general, nos dan igual los datos o estudios correspondientes y, si les damos importancia, siempre encontraremos la forma de darle la vuelta a la tortilla. Las cachimbas y vapeadores son el ejemplo perfecto. Entraron de incógnito y poco a poco llegaron a expandirse por todo el panorama nacional y regional con su negocio en forma de estancos “buenos” del Siglo XXI, de lo no nocivos. Hasta el punto que su olor y presencia ocupa cada rincón de ocio asociado a fiestas o distracción con amigos y amigas. El plan de prevención y tratamiento del tabaquismo en Extremadura 2019-2024 atenderá al tabaco y su consecuente subida, pero pondrá una atención especial a las nuevas formas de consumo, regulando su uso y pudiendo llegar a equipararlo a los cigarrillos.

Actualmente, no sabemos qué será de Víctor. Tampoco si seguirá fumando o dejó a un lado el paquete diario que consumía a su edad. Lo que está claro sería que, si el diario de Patricia se emitiese hoy en día y Víctor hubiese nacido en el año 2005, la pregunta sería otra. Y tú, ¿por qué vapeas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies