Historias

Prostitución, la esclavitud y el sometimiento más antiguo del mundo

Prostitución, la esclavitud y el sometimiento más antiguo del mundo

Pedro Cuevas Moreno

7 mayo, 2020

El medio es el mensaje. Eso pensaba Marshall McLuhan y, la verdad, estaba equivocado. Resulta curioso que en los tiempos que corren su frase más icónica pierda fuelle. Pues si cierto es que el medio tiene gran importancia, al final el mensaje es el mensaje. Que nos quede claro en tiempos de pandemia y cuarentena. El mensaje es el mensaje; la abolición es la abolición; y el 9 de mayo la II Marcha Abolicionista ‘Por la paz de las mujeres’, pese a que se realice de forma online, mantendrá intacto sus objetivos por encima de todo: conseguir una ley abolicionista para que las prostituidas cuenten con unas medidas de reinserción y multar al putero.

Aunque esto es solo la orilla de un gran océano. La Marcha también persigue la abolición de los vientres de alquiler y el porno, es decir, como nos comenta la representante de prensa de Mujeres por la Abolición, «todo aquello que tiene que ver con la mercalización del cuerpo de la mujer. Sobre todo, de la mujer pobre, puesto que al final ninguna mujer rica ingesta para una pobre». Por ello, entre otros motivos, junto a la bandera feminista llevan la abolición y se desmarcan de la prohibición, cuyo fin «termina multando a las mujeres, que son las víctimas», comenta la representante de prensa.

 

Todas las mujeres pueden llegar a ser prostituibles. Basta con quedarse arruinadas

 

A veces parece increíble que en pleno Siglo XXI todavía sea necesario señalar quiénes son las víctimas en esta historia. Pero sí, hay que hacerlo. Las víctimas son las mujeres. Todas en general. La prostitución afecta a todas las mujeres. Aunque parezca que no, en la imagen genérica de la sociedad y en la opinión pública, «todas las mujeres pueden llegar a ser prostituibles. Basta con quedarse arruinadas«. La portavoz de Mujeres por la Abolición lo tiene claro: «Nadie se prostituye por que le guste. Todo lo contrario, más bien por hambre. Cuando no tienes nada, lo único que te queda por vender es tu cuerpo».

Y en este punto, hay que distanciarse del peligroso pensamiento que asocia la prostitución a un trabajo. Un trabajo que necesita de una regulación y cuyo único fin es satisfacer a personas.  Casualidad que ese deseo de satisfacción recaiga en el perfil masculino y se justifique desde pequeños con la pantomima de que el hombre tiene mayor apetito sexual que las mujeres. Claramente, no es apetito sexual. Está relacionado con el sometimiento, disfrute propio y todo lo asemejado a violar. El apetito sexual es el mismo para mujeres y para hombres. Como tampoco es casualidad que España se sitúe tercera en el ranking de demanda de prostitución según la ONU. Y es que, como habremos escuchamos en diversas ocasiones, se trata del trabajo más antiguo del mundo. Mejor dicho, de la esclavitud y el sometimiento más antiguo del mundo.

 

La prostitución no es un trabajo por principio ético, pues la mitad de los seres humanos no pueden comprar a la otra mitad, ya que significaría que somos una subcategoría humana

 

I Marcha Abolicionista

 

«La prostitución no es un trabajo por principio ético, pues la mitad de los seres humanos no pueden comprar a la otra mitad, ya que significaría que somos una subcategoría humana». Tan simple como señalan desde Mujeres por la Abolición. Un trabajo que crea una subcategoría humana, en ocasiones normalizado entre la población por mensajes en los medios como el sucedido recientemente ante la situación de la COVID-19, por la cual se estaba realizando un crowfunding para solicitar dinero para las mujeres prostituidas. Dinero que al final no iría para sus bolsillos. Esta no es la solución. La solución pasa por el abolicionismo, pues «para las prostituidas supone la existencia de una serie de medidas de reinserción sí o sí, empezando por la atención psicológica debido a que estas mujeres pasan por un desgaste emocional equiparado al de los veteranos de guerra o tortura. Además, la abolición también persigue la reinserción laboral y la multa al putero».

El abolicionismo frente a la prohibición. Dos conceptos que a simple vista pueden parecer sinónimos, pero cuyo significado es ampliamente diferente. Mientras que uno busca la multa a las víctimas – recordemos las mujeres –, el otro busca medidas de reinserción. Entre ambos, hay que optar por el abolicionismo. Hasta hace relativamente poco, escasamente conocido. Pero desde el movimiento en las calles del Rabal de Barcelona con motivo de la primera Marcha Abolicionista, más conocido debido a su visibilización en las mismas y consecuente concienciación de la gente.

2019 fue la puesta en marcha y vista después un año de trabajo. Unas 200 personas llegadas de todas partes de España hicieron presencia en la primera convocatoria. Una convocatoria que según relata la representante de prensa fue «impresionante«. Aunque también «muy dura», pues «vimos que, pese a realizarla en Barcelona con los problemas de movilidad que conlleva transportarse hasta el sitio, la gente respondió. También fue muy emocionante como los vecinos sorprendidos, mediante gestos no muy efusivos debido al miedo, nos daban las gracias».

 

II MARCHA ABOLICIONISTA

II Marcha Abolicionista 'Por la paz de las mujeres'Este año, en 2020, la situación es la que es, pero el mensaje es el mensaje. Si el año pasado ni los ataques de los proxenetas durante la marcha pudieron pararla, un virus tampoco. Solo cambia la forma. Por ello, no se saldrá a las calles de Madrid como se tenía previsto, pero el 9 de mayo sí se podrá participar desde casa haciéndote una foto y colgándola en cualquier red social. Bien, poniéndote en el balcón haciendo el símbolo feminista o con el pañuelo aboliconista que hicieron desde la Asociciación. Siempre acompañado del hashtag #9M2MarchaAbolicionista.

Además, como novedad, desde Mujeres por la Abolición destacan que en septiembre se realizará un congreso online que forma parte de la marcha, donde se añadirá una ponencia sobre género a propósito de las leyes actuales de identidades de género y cuyo estreno sirve de presentación para la III Marcha del segundo sábado de mayo en 2021 en Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies