Actualidad

El Instituto de Asistencia Sanitaria actualiza su guía sobre el uso de psicofármacos

El Instituto de Asistencia Sanitaria actualiza su guía sobre el uso de psicofármacos

Mirada Social

6 agosto, 2020

Durante el confinamiento, el Servicio Especializado en Salud Mental y Discapacidad Intelectual (SESMDI) del Instituto de Asistencia Sanitaria (IAS) en colaboración con Plena inclusión sacaban  la ‘Guía práctica para la utilización de psicofármacos en personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo frente a los Problemas en la Regulación de las Emociones y la Conducta durante la pandemia de coronavirus COVID-19’ para profesionales sanitarios que apoyan a personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que se pueden ver afectadas por el COVID-19.

De esta forma, la guía presentaba una serie de recomendaciones y medidas para la utilización de la farmacología en situaciones de crisis conductual y emocional. Además de abordar el estrés y la preocupación, las dificultades de atención a las personas con discapacidad, la utilidad del tratamiento farmacológico, cómo abordarlo, el inicio del tratamiento y recomendaciones tras la crisis aguda.

Ahora, meses después, la publicación de abril acaba de ser actualizada. Según explican en nota de prensa los autores, las actualizaciones es de los fármacos «que muestran evidencias de mejores resultados en el manejo nivel 3 de la gravedad, el mayor, cuando tienen que ser utilizados simultáneamente en tratamientos para la COVID-19«. Además, se añaden recomendaciones sobre «qué usar y qué no usar«.

Otra actualización tiene que ver con recomendaciones terapéuticas tras la crisis aguda. «Los tratamientos se han actualizado, sobre todo en el capítulo de hiperactivividad».

 

Priorizar el tratamiento no farmacológico

La guía recuerda que la incidencia de trastornos de salud mental es más frecuente en personas con discapacidad intelectual o del desarrollo incluso sin pandemia. Entre el 25-44% pueden presentar al menos un trastorno psiquiátrico durante su vida.

Se recomienda «empezar por un abordaje no farmacológico, preventivo, y de identificación de las causas subyacentes que pudieran explicar el problema de conducta». Sin embargo, reconoce que esto a menudo puede resultar “difícil e incluso imposible” y aporta estrategias para un tratamiento farmacológico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies