Historias

Discapacitados somos todos, y capacitados, también

Discapacitados somos todos, y capacitados, también

Susana Mangut Ponce de León

18 febrero, 2020

La “capacidad” y la “discapacidad” resultan términos muy relativos cuando conocemos a muchas personas que, con lo que se considera falta de capacidades, desempeñan trabajos o llevan su día a día con total normalidad. Sin embargo, a buen seguro todos conocemos también a otras personas que, solo en teoría, parecen contar con  todas sus capacidades y se estresan, se agobian o no pueden o quieren llevar a cabo determinadas funciones en sus puestos de trabajo o en su vida diaria. Por eso, tener o no tener capacidad para algo es mucho más cuestionable de lo que pudiera pensarse en un primer momento. Una de las cosas por  las que José Santiago, que trabaja como documentalista en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, reside en que, pese a su discapacidad motora, posibilita el acceso a cientos de escritos que convierte en digital, a muchas personas que, de otro modo, no podrían acceder a ellos. Por tanto, “quién es en esta historia el discapacitado”.

José Santiago comenzó sus estudios de Biblioteconomía y Documentación en Badajoz, donde también se presentó a unas oposiciones y realizó un Máster. Parte de su infancia transcurre en Portugal donde desarrolla su vida, como hasta ahora, de la manera más normalizada posible y solo limitado por su parálisis cerebral que le supone una discapacidad motora, según relata.

Precisamente, en este punto comienza nuestra reflexión en forma de entrevista, en la que, desde el inicio, José nos deja bien claro que, “si uno se lo propone, las cosas se consiguen con esfuerzo pero se logran”.  También es cierto, reconoce, que hay personas empáticas que la vida nos pone en el camino y  gracias a las que, incluso en ocasiones, se nos presentan valiosas oportunidades que cambian el rumbo para mejor.

 

¿Ha tenido algo que ver tu circunstancia personal con que te hayas decantado por estudiar y trabajar en las labores que desempeñas en la actualidad?

Sí, porque yo, durante mi niñez y en la adolescencia, no hacía lo mismo que los demás chavales: no corría, no jugaba al futbol, iba de casa al colegio y del colegio a casa. Comenzó a llamarme mucho la atención la lectura y también toda la  información que encontraba en mi ordenador. Me encantaba leer documentos antiguos y recuerdo que me ilustraba y me entretenía muchísimo.

 

Has hablado de la etapa de niño y adolescente, ¿es quizá en ese momento de la vida donde una persona con discapacidad comienza a darse cuenta realmente de que no es como los demás, al menos en determinados aspectos?

Desde siempre tuve claras mis limitaciones, pero jamás me importaron. Yo sabía que hacía cosas diferentes, pero me propuse seguir adelante y no pensar en eso. Al fin y al cabo, yo ya nací así. Otra cosa bien distinta, hubiese sido una enfermedad sobrevenida, por ejemplo, por un accidente, pero siempre he tenido la misma circunstancia y no conozco otra forma de vida. Pienso además que el haber nacido con la discapacidad me ha ayudado, en cierta medida, porque, insisto, como yo no he conocido otra forma de vida,  no imagino como sería de otra manera, no sé lo que me pierdo porque no lo he tenido.

 

Tu madre te está acompañando hoy en esta entrevista, supongo que la familia resulta un gran apoyo para ti.

Claro, mi familia me ha ayudado y me ayuda un montón. Desde luego sin ellos sé que sería todo mucho más complicado.

 

Pese a todo, José, ¿tú te veías trabajando o pensabas que lo ibas a tener más complicado que el resto de personas que no tienen discapacidad y que han estudiado lo mismo que tú?

Soy realista y pensé en un primer momento que lo tendría más difícil que los demás, pero sin embargo, siempre mantuve la esperanza de que encontraría un trabajo y de lo mío. Quizá tardaría en llegar el momento y resultaría más tedioso pero tenía claro que acabaría desempeñando la labor que tanto me gusta.

 

 

¿Antes de comenzar a trabajar como documentalista en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, gracias a FCB Acción Social, tuviste alguna otra experiencia?

Sí, concretamente antes de concluir mi carrera, realicé unas prácticas en el Archivo Histórico Provincial de Badajoz, durante tres meses. Después, terminé la carrera y un Master de Ciencias Sociales y Jurídicas. Además, estuve haciendo otro master de Enseñanza para ser profesor de Portugués, porque como mi padre es de Portugal, me planteé impartir clases del idioma aquí, en Badajoz, por buscar otra salida más en cuanto al empleo. Pero afortunadamente, en ese momento me hicieron esta propuesta de trabajo y todo cambió para bien.

 

¿Cómo te enteras de que podías presentarte a esta plaza para este puesto de trabajo en concreto?

Mediante un compañero mío de la facultad del que, además, quiero decir públicamente su nombre, porque le debo mucho y nunca me cansaré de agradecérselo. A mi amigo Tomás Lozano le preguntaron si conocía a alguna persona con discapacidad que fuese bibliotecario y entonces él dio mi nombre. Hoy sé que si no fuese por mi compañero Tomás, ahora tal vez estaría dando clases de portugués, y no aprovechando esta estupenda oportunidad que me ha brindado FCB Acción Social y que me ha cambiado totalmente la vida.

 

¿En qué consiste tu trabajo en la Real Sociedad Económica de Amigos del País?

Comencé a trabajar allí en febrero de 2018 y lo que más destaco de estos dos años en la Económica, es, sin duda, el buen ambiente de compañerismo que hay. Tanto las trabajadoras que desempeñan su labor conmigo y que me tratan fenomenal, como los socios que visitan las instalaciones que también hacen del lugar, un sitio muy agradable.

Mi tarea allí, la desarrollo en tres pasos diferentes: escaneo los documentos que están en papel para digitalizarlos posteriormente.  Luego realizo un resumen y una descripción de cada documento, teniendo en cuenta aspectos como el título o las  palabras clave, entre otras cuestiones. Finalmente, lo subo al archivo digital de la página web de la Económica para que todo el mundo pueda acceder  a esta documentación desde su puesto de trabajo o desde su casa. En definitiva, consigo que, unos escritos que estaban en papel y cuyo acceso era muy limitado, ahora se presenten en un formato mucho más asequible para cualquiera y pasen a formato digitalizado.

 

Entonces, José, se me ocurre la reflexión de cómo personas que, en teoría son discapacitadas, posibilitan la vida y el trabajo a otras que, también en teoría, poseen todas sus capacidades…

Claro, por supuesto porque, gracias a mi labor, es posible que textos en papel, que resultan ilegibles y que presentan acceso muy restringido, ahora puedan ser leídos y consultados por cualquier persona desde su puesto de trabajo o sin moverse de su domicilio, en su propio ordenador. Así, se difunde la información y caben un sinfín de posibilidades.

 

¿Cuáles son ahora tus expectativas de futuro?

Gracias a FCB Acción Social, se han  cumplido casi todas. EL giro que he dado a mi vida es tremendo y la alegría que me llevé cuando recibí la noticia de que, tras estos dos años en la Económica, me hacían contrato indefinido, jamás la olvidaré. Se iba a cumplir el tiempo y yo sentía una pena inmensa por abandonar, no solo el trabajo y el sitio, sino también a mis compañeras. Así que ahora estoy feliz allí. Además de haber conseguido total independencia económica, trabajo en lo que quiero y para lo que estudié en su día

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies